Forrajes Tradicionales

Parece una obviedad pero me gustaría empezar este post haciendo hincapié en una de las grandes diferencias entre los caballos y las vacas, ambos son herbívoros, pero mientras la vaca pertenece a la familia de los bóvidos, es un rumiantes, que digiere los alimentos en dos etapas, en contraposición, el Caballo, es un herbívoro monogástrico con un aparato digestivo adaptado a consumir una dieta de hierba y otros materiales vegetales durante la mayor parte del día.

Y ¿por qué digo esto? pues porque comúnmente se ha venido utilizando los mismos forrajes para vacas que para caballos por ser herbívoros ambos.

Es muy común en dietas tradicionales utilizar la paja, forraje para vacas, también en caballos, según FEDNA http://www.fundacionfedna.org/ingredientes_para_piensos/paja-de-cereales-trigo-y-cebada (Fundación Española para el desarrollo de la Nutrición Animal) la paja de cereales es un subproducto fibroso altamente disponible, aunque su utilización en alimentación animal está limitada por su bajo valor nutritivo. La composición depende de la proporción de hojas/tallos, el diámetro del tallo y la altura de la planta, de modo que se presentan variaciones ligadas a la especie, el ecotipo y la climatología. en España las pajas más abundantes son las de cebada y de trigo ambas tienen un valor similar siendo la de cebada de un valor nutricional algo más elevado.

La mayor parte de los componentes de las pajas de cereales están asociados a la pared celular, su degradación, es decir su asimilación, se ve limitada por la estructura cristalina de la celulosa y por la existencia de enlaces covalentes con la lignina. Como consecuencia una baja  velocidad de digestión condiciona una escasa capacidad de ingestión en monogástricos (los caballos).

La paja tiene un bajo contenido en proteína bruta (3.4%), la cual ademas, tiene un muy bajo coeficiente de digestibilidad. Esto es debido a que su mayor parte (75%) se encuentra ligada a la pared celular. El resto está constituida por nitrógeno no proteico fácilmente soluble. Por otra parte presenta marcadas deficiencias en la mayor parte de los macrominerales (excepto potasio, cloro, hierro) y en vitaminas.

La paja no es recomendable para caballos jóvenes porque la flora intestinal no está firmemente establecida en el colon y la ingestión de paja puede causar cólicos de impactación. El valor nutricional de la paja está más afectado por la madurez, el momento en que es segada y la calidad del suelo, que por el tipo de paja. Una vez más, hay que buscar la paja más limpia posible, con fibras largas  y con poco polvo para asegurar que el sistema respiratorio no se vea perjudicado. 

Otras pajas como la de trigo sólo se deben utilizar como material de cama,(con los riesgos que ello conlleva al no controlar la cantidad de paja que comen).

A pesar de todo lo dicho anteriormente la paja es un forraje muy utilizado, por tradición y  su bajo coste. La utilización de Los germinados de cebada, son el complemento perfecto para dar a la dieta con paja  mayor valor energético, vitaminas en estado natural , al mismo tiempo proporcionar los prebióticos necesarios  para mejorar la digestibilidad.

En dietas fundamentalmente basadas en suministro de paja y avena sería muy recomendable añadir germinado de cebada mas alfalfa u otra leguminosa para darle la proteína que necesita, al mismo tiempo que mejora la digestibilidad, gracias al proceso de germinación.

 

Bueno……. dadas las fechas que son os deseo ¡¡¡¡¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!!!!!! 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *