LA IMPORTANCIA DE CUIDAR LA BOCA DE NUESTROS CABALLOS

abril 11, 2018 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

La boca es la primera parte del aparato digestivo de nuestros caballos, y por tanto, es clave para una correcta nutrición. Además de ser el inicio del tracto digestivo, tiene una importancia funcional fundamental. Es la zona en la que el jinete, a través de las riendas y el bocado, mantiene el contacto con el caballo.

Debido a esta importancia doble, se comprende el mayor interés de la odontología equina con respecto a otras especies domésticas. Además, el examen de la dentición de un caballo nos permitirá estimar la edad de ese animal.

 

La boca del caballo posee una dentadura grande y fuerte, necesaria para una buena masticación, la cual tritura el alimento y lo homogeniza con ayuda de la saliva, que además de lubricar el alimento, participa activamente en el procesado de los nutrientes para su posterior absorción.

Los dientes de los caballos, son dientes de erupción continua durante toda la vida del animal, casi al mismo tiempo que erupcionan se van desgastando contra el diente opuesto por efecto de la masticación.  Es importante saber que si falta alguna pieza dentaria, la opuesta va a crecer más de lo normal, al no haber desgaste, pudiendo dar problemas.

El caballo en condiciones naturales, pasta unas 15-18 horas al día, en la actualidad, la tendencia es a proporcionar mucho concentrado y poco pasto, lo que supone un desgaste insuficiente, que se suma a un desgaste inadecuado que se da de manera fisiológica, debido a las características anatómicas de la boca del caballo. Esto da lugar a que se vayan afilando progresivamente los bordes dentarios. Estas crestas, que como dientes de sierra, se van formando en los bordes de las muelas, y que llegan a verdaderos filos cortantes, es lo que vulgarmente se conocen como “puntas” o “picos”. Estas puntas lesionan la mucosa de los carrillos y de la lengua produciendo úlceras orales.

Por ello, es importante la exploración y revisión de la dentadura del caballo, y evitar así, que se dificulte la masticación y que disminuya el rendimiento deportivo.

Es necesario por tanto, realizar revisiones periódicas en todos los caballos, ya sean de deporte o competición, caballos de ocio, paseo o las yeguas de cría y sus potros, para prevenir las alteraciones dentarias antes de que se manifiesten como una verdadera patología.

Generalmente estas revisiones se hacen anualmente, a no ser que detectemos alguno de los siguientes signos clínicos que nos obligue a llamar a nuestro veterinario para realizar una exploración.

– Cuando el animal pierde el apetito, especialmente si es de manera progresiva. También cuando come muy lentamente, si mastica con dificultad, si come el forraje pero no el grano (más difícil de masticar). Asimismo, debemos sospechar de patologías dentarias cuando se le cae alimento parcialmente masticado de la boca o este se acumula en los carrillos.

– Si hay una pérdida de peso injustificada, ante la presencia de una excesiva cantidad de grano sin digerir en las heces o si deja parte del pienso en el pesebre.

– Comportamientos anormales de morder (la puerta del box, el pesebre), o de ingerir objetos (cuerdas, trozos de madera o pequeñas piedras)

– Halitosis

– Exceso de salivación.

– Intolerancia al bocado, cuando no lo acepta de forma confortable lo manifestará con movimientos anormales de la cabeza y una dificultad en el trabajo.

– Ante procesos patológicos evidentes como inflamaciones de la mandíbula o del maxilar, fístulas faciales o mandibulares, o si observamos una descarga nasal unilateral fétida.

La base de cualquier programa de salud en nuestros caballos es la prevención. El examen periódico de la cavidad oral debería ser una parte importante, como lo son las vacunaciones y desparasitaciones.

Siempre debe realizarlo un veterinario especializado, pero es de gran ayuda saber cual es el funcionamiento de la dentadura de nuestros caballos y conocer estos signos clínicos para poder actuar a tiempo. Con esto y revisiones periódicas, nuestros caballos se alimentarán de manera placentera y efectiva, manteniendo su estado de salud y disfrutando del ejercicio con el fin de obtener un mejor rendimiento.

 

María Varela González.

Veterinaria de Equinocol


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *