¿Porque tienen tantos problemas digestivos los caballos estabulados?

diciembre 29, 2016 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

La alimentación natural de los caballos es la hierba y su hábitat es el prado. Pero debido a la ausencia de pastos y de espacio hemos substituido estas condiciones por un box de reducido tamaño y un alimento concentrado. Estos cambios, a los que no está preparada esta especie, ha supuesto el aumento de la presentación de ciertas enfermedades como son los cólicos, las infosuras y los vicios de cuadra entre otros.

Los caballos en libertad se pasan el 75% del día y la mitad de la noche pastando y realizan del orden de 30 a 50 movimientos masticatorios por minuto, lo que supone unos 60.000 masticaciones al día. Cuando tenemos a un caballo dentro de una cuadra y le damos libre cantidad de forraje, se pasará aproximadamente el mismo tiempo comiendo, pero cuando le administramos una cantidad limitada de pienso y forraje entonces el caballo dedicará únicamente el 14% del tiempo a alimentarse.

La anatomía y la fisiología del sistema digestivo del caballo no están adaptados para estos cambios produciéndose, al pasarse mucho tiempo inactivo en el box, alteraciones en su comportamiento como son: tragar aire, comerse las heces, hacer el baile del oso, morder la madera, etc. Y también alteraciones nutritivas como cólicos, infosuras, úlceras gástricas, bajo rendimiento y la mala nutrición.

El caballo produce la saliva durante la masticación y su intensidad está en relación directa con la humedad de ese alimento y el tiempo que éste pasa en la boca oscilando entre 5 litros al día para alimentos jugosos a 30 litros para alimentos secos. La saliva humedece la ingesta facilitando el paso del alimento de la boca al estómago a través del esófago.  La saliva es rica en bicarbonato lo cual ayuda a taponar el ácido liberado por el estómago. Pero algunas alteraciones causarán una disminución en la cantidad de saliva producida como son los problemas dentarios, animales voraces o competitividad por el alimento con otros caballos, tragando el alimento menos masticado y con menos cantidad de saliva de lo necesario.

El estómago produce ácido continuamente y  todo esto funciona bien cuando el caballo está pastando de forma continua ya que se produce la masticación tranquilamente, se insaliva abundantemente y constantemente está entrando comida al estómago manteniendo su acidez controlada por la presencia continua de saliva. Si el caballo recibe comida solo mañana y noche el estómago estará vacío durante largos periodos de tiempo provocando la aparición de úlceras gástricas.

La extracción y absorción de los nutrientes contenidos en el alimento comienza cuando la ingesta entra en el intestino delgado y a pesar de sus 25 metros de longitud el alimento es propulsado rápidamente pasando del estómago al ciego en menos de una hora. Si el alimento no ha llegado correctamente masticado, su digestión y absorción intestinal no se producirá de forma adecuada pasando parte de los nutrientes al intestino grueso.

El intestino grueso formado por el ciego, colon mayor y colon menor, es un órgano de gran volumen con una capacidad de 90 litros para el ciego y de 160 para el colon el cual se encuentra replegado dentro del abdomen. Admitiendo que los alimentos sean retenidos por término medio 36 horas en el tubo digestivo, por lo menos 2/3 de este tiempo deben permanecer en el intestino grueso donde por acción de la digestión bacteriana se llevará a cabo la fermentación de la celulosa. Ningún mamífero produce encimas capaces de degradar la fibra vegetal como la celulosa hasta componentes que puedan ser absorbidos por el intestino, y es por eses motivo que toman tal importancia los microorganismos presentes en el tracto intestinal. En el intestino grueso del caballo se considera  que el número de bacterias es 10 veces mayor que el total de las células corporales y que más de la mitad del volumen del estiércol está formada por bacterias.http://www.equinocol.com/la-innovacion-llega-a-la-alimentacion-de-nuestros-caballos La población de microorganismos varía en función del tipo de dieta siendo distinta la del animal alimentado a base de hierba de la del que se alimenta fundamentalmente de pienso concentrado. Cuando la dieta se modifica de forma repentina, se rompe el equilibrio en el que se mantienen estos microorganismos dentro del intestino pudiendo causar alteraciones digestivas como cólicos, diarreas o infosuras.

Por otro lado, la fibra vegetal es digerida por las bacterias produciendo ácidos grasos volátiles que son absorbidos en sangre y convertidos en energía, siendo más del 70 % de la energía utilizada por el caballo de este tipo. Pero cuando la alimentación está compuesta básicamente de piensos concentrados, el intestino delgado no es capaz de absorber los nutrientes que en el se encuentran, pasando la comida restante al intestino grueso en donde puede causar importantes trastornos digestivos y de carácter como el “calentamiento”.

Si comprendemos la fisiología, anatomía y necesidades de nuestros caballos podemos compensar la falta de condiciones naturales como el pasto y el ejercicio con buenas prácticas alimentarias como aportar una importante cantidad de forraje en su dieta, administrar el pienso en pequeñas y frecuentes tomas, preferentemente después del forraje, realizar revisiones dentales periódicas y asegurar un tiempo de ejercicio diario. (Salvador Termes, Veterinario equino  Centro Policlínico Veterinario Raspeig)

      


                                                         

                                        

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *