ULCERAS GÁSTRICAS EN EL CABALLO

abril 25, 2018 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

Las úlceras forman el 90% de los cólicos gástricos, el 10% restante son dilataciones. Las úlceras inducen cólicos de moderados a severos, por lo que es importante tenerlas en cuenta. Además, afectan mucho a la forma física y el rendimiento. También tienen un impacto económico importante.

Numerosas publicaciones recientes han mostrado que la prevalencia de las úlceras gástricas es de más del 90% en los caballos de carreras en competición y del 78% en los caballos de carreras en entrenamiento. Se encuentran también en el 50% de los potros jóvenes y en el 93% de los caballos de deporte de cualquier disciplina (Salto, Doma, Completo etc.)

El estómago de los caballos secreta ácidos de forma continuada, aunque no coman. Por ello, es importante que el caballo tenga acceso a forraje la mayor parte del día, ya que éste disminuye la acidez gástrica.

Las úlceras, aparecen cuando estos ácidos superan la capacidad que tiene la mucosa para neutralizarlos mediante:

– Sustancias tamponadoras presentes en la saliva, como el bicarbonato y la mucina

– La capacidad de absorción del ácido, que va a ir en función de la ingesta:

Mayor ingesta (forrajes)              mayor absorción de ácidos             menor lesión de la pared gástrica.

La incidencia de úlceras va a depender de múltiples factores:

Manejo de la alimentación:

-Menos incidencia en caballos de pasto.

– Mala relación forraje/pienso.

– Menos secreción de ácidos cuando hay forraje disponible.

– Mayor secreción de ácidos cuando se alimentan de pienso.

– Falta de comida de forma intermitente, aumenta las úlceras.

-En el estómago vacío la acidez es más alta.

– La falta de comida les produce estrés.

Estrés: el estrés es un factor muy importante a tener en cuenta, ya que produce la liberación de sustancias que aumentan la secreción de ácidos en el estómago. Causas de estrés para los caballos:

– Estabulación: El confinamiento en el box les produce estrés.

– Transporte.

– Soledad: los caballos son animales jerárquicos, acostumbrados a vivir en manada y a sociabilizar con otros caballos.

– estrés físico: enfermedad o dolor musculoesquelético.

– Uso repetido de AINEs (antiinflamatorios como la fenilbutazona, etc).

Ejercicio intenso: cuanto mayor es el nivel de trabajo o entrenamiento, mayor es la presencia y gravedad de las úlceras.

Para detectar la presencia de úlceras en nuestros caballos tenemos que estar atentos ante los siguientes síntomas clínicos:

– En caballos adultos:

-Inapetencia

– Mal estado general

– Mal aspecto del pelo

– Cambios de actitud

– Disminución de rendimiento

– Cólicos medios o moderados

– En potros:

– Disminución del apetito y maman de forma intermitente

– Cólico

– Mal estado general

– Se revuelcan frecuentemente

– Rechinan los dientes

– Excesiva salivación

– Diarreas presentes o pasadas.

Ante la sospecha de úlceras, debemos llamar a nuestro veterinario para que realice un diagnóstico que puede ser presuntivo, por la sintomatología y una valoración clínica completa, o definitivo, mediante endoscopia que lo confirme. Es necesaria la exploración de un veterinario para instaurar el tratamiento médico adecuado.

Una de las cosas que podemos hacer para prevenir o reducir estas úlceras es modificar el manejo tradicional.

– Reducción del nivel de entrenamiento.

– Modificación de la dieta:

– Limitar periodos de ayuno

– Incrementar el forraje: libre acceso a heno (cuanto más mastique nuestro caballo más saliva produce), o mantener en pastos (hierba verde, que al estar hidratada favorece aún más la salivación).

– Reducir el grano/concentrado.

-Limitar situaciones estresantes:

-Transportes.

– Soledad y largos periodos de confinamiento.

– Hacinamiento o desniveles extremos en la jerarquía que lleve a peleas continuas.

María Varela González

Veterinaria de Equinocol


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *