¿CÓMO PERCIBEN NUESTROS CABALLOS?

febrero 10, 2019 Eva Pino Jimenez No comments exist

Hoy hablaremos de la percepción de los caballos fijándonos en cada unos de los sentidos:

VISIÓN:  podemos ver la que los ojos, los tienen en la parte lateral de la cabeza y no en el frente esto es así porque de esta manera pueden ver prácticamente los 360 grados, incluso cuando están con la cabeza abajo (pastando), en cambio los depredadores, los tienen en el frente de la cara para poder visualizar a sus presas más directamente, Las únicas zonas que los caballos no ven es directamente delante de él y justo por detrás, por ello, el caballo de salto debe memorizar la ubicación  y la altura del objetos dado a que cuando esta cerca de ellos ya no los ve.

Por este motivo, al acercarte a un caballo hay que hacerlo por los laterales para favorecer que este nos vea, no olvidemos que los caballos (primero corren y luego piensan) de esto depende su vida y si no nos ven, pueden cocear o defenderse pensando que somos un depredador.

TACTO: la sensibilidad que tiene el caballo en todo el cuerpo, es comparable con la percepción que tiene el ser humano en la yema de los dedos, está particularmente desarrollado en los pelos largos de la barbilla, ojos y hocico. Estos pelos le permiten detectar la proximidad de los objetos, es así como el caballo reacciona ante el más ligero de los contactos, mostrando de ese modo hasta qué punto está desarrollada su capacidad para sentir. Hay mucha gente que por estética le costa los bigotes y tiene una repercusión nefasta para nuestro animal. Si una mosca se posa en su lomo, un músculo se contraerá nerviosamente como reacción.

Los caballos son muy sensibles, son capaces de convertirse en el espejo del jinete ,dado a que el caballo siente el cambio más sutil en la postura o peso del jinete, a través del sudadero y la montura. Cuando tienen un entrenador hábil es posible conseguir una afinidad casi perfecta.

OIDO: La oreja del caballo, es una herramienta de comunicación indispensable. El sentido tan agudo del caballo le permite detectar el peligro, comunicarse con otros  caballos y es la manifestación de su expresión vocal. 

Si miramos cuidadosamente, las orejas revelan el temperamento del animal y nos permiten conocer hacia donde está enfocada su atención.

Las orejas tienen un giro rotativo sobre su eje, llegando a ser incluso mayor de 180º permitiéndole una mayor recepción. El oído es el sentido más desarrollado de nuestros equinos.

GUSTO: El sentido del gusto de un caballo está estrechamente relacionado con el sentido del olfato. Los caballos tienen una preferencia por las cosas que tienen un sabor dulce y salado. Como las personas, un caballo tiene papilas gustativas que les ayudan a sentir el sabor de las cosas diferente. El paladar de un caballo puede distinguir fácilmente entre amargo, ácido, dulce y salado. Evite las cosas amargas y agria. Las papilas gustativas son selectivas están diseñadas para proteger a los caballos de la ingestión de plantas tóxicas (https://www.equinocol.com/wp-admin/post.php?post=957&action=edit ) El sentido del gusto es menos importante que los demás en cuanto a supervivencia se trata.

 

OLFATO: Este sentido está muy desarrollando en nuestros animales. Un semental es capaz de oler a una yegua en celo a una distancia de 800 metros. La tarjeta de presentación de los caballos es su respiración ya que para relacionarse entre ellos, se exhalan mutuamente, conociéndose a partir de ese momento , por ello acercarnos a nuestro animal y dejando que huela nuestro aliento permitimos que este nos reconozca.

Puede ocurrir que en el campo un caballo reaccione negativamente cuando va a cruzar un charco, y no reacciona así por miedo al agua, sino por rechazo al mal olor del agua putrefacta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *