¿CÓMO SE HACE UN DIAGNÓSTICO DEL DORSO?

abril 22, 2019 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

Hoy hablaremos de cómo hacer un diagnostico del dorso. Y hay varias fases y comentaremos cada una de ellas:

-HISTORIAL CLÍNICO: Antes de la exploración en sí misma el veterinario pide información al propietario del caballo sobre el historial previo del animal y sus síntomas, es lo que se conoce como anamnesis. Para obtener una imagen integral es importante tener en cuenta factores como el estilo de vida y la alimentación, la carga de trabajo, el comportamiento en el establo, en la manada y en el trato con el ser humano.

-PRESENTACIÓN: En la inspección ,la valoración óptica, el veterinario observa detenidamente al paciente primero marchando al paso. Un ayudante guía al caballo en línea recta hacia él y luego en dirección contraria. A continuación el veterinario evalúa al caballo describiendo giros cerrados y al recular. Durante este análisis se fija en la construcción física y en el desarrollo de los movimientos.

-AVANCE AL TROTE:A continuación el caballo debe avanzar al trote en línea recta yendo hacia él el veterinario y luego alejándose de él. Al trote es como mejor se evalúa los problemas de movimiento y los defectos de marcha. Si el veterinario sospecha la existencia de una cojera, efectúa pruebas de flexión de las patas en esta fase de la exploración.

-A LA CUERDA: Los caballos proporcionan información clara sobre el estado de su dorso marchando al trote y al galope y sobre todo en las transiciones entre ambos pasos. Por eso se hace una presentación exhaustiva del animal ante al veterinario marchando con ambas manos a la cuerda ,con la cabeza en posición libre y si es necesario, sujeta .De este modo el veterinario puede evaluar y comparar la marcha del caballo con ambas manos. Los fallos de ritmo se revelan con mucha claridad sobre todo en la transición del galope al trote.

-MONTADO:A veces el problema solo se manifiesta cuando el jinete monta al caballo. Precisamente ante problemas de monta inespecíficos o alteraciones del ritmo, el veterinario siempre suele  querer  ver cómo marcha el caballo cuando lo monta su propietario o jinete. Siempre que sea posible, se puede obtener más información comparando la monta con la de un jinete profesional.

-ALINEAR Y PALPAR LOS MÚSCULOS: El elemento central de la exploración del dorso del caballo es la palpitación exhaustiva. Para ello el caballo debe estar de pie, en posición cerrada ,la cabeza y el cuello deben de estar derechos. Lo mejor es que un ayudante sujete al animal desde delante a izquierda y derecha del ronzal. A continuación el veterinario comienza a palpar los músculos .Comienza por los hombros y va avanzando lentamente a lo largo de toda la musculatura del dorso. Nota el tono muscular y detecta dónde hay músculos agarrotados y endurecidos. Durante esta operación hay que fijarse en los síntomas de dolor lumbar, por ejemplo, que el caballo aplane las orejas, sacuda la cola o pise. La verdad es que algunos caballos sin problemas importantes en el dorso disfrutan realmente de esta palpitación.

-COMPROBAR LA MOVILIDAD: El veterinario siempre comprueba la movilidad del dorso estableciendo una comparación directa entre ambos lados. Es normal que el caballo se mueva apartándose a un lado o hacia abajo, además eso es buena señal. Si hay determinadas zonas que no se pueden movilizar con las manos recurre al empleo de un lápiz o de un objeto romo. De este modo puede ejercer mayor presión.

-MANIOBRAR EN LOS HOMBROS: La exploración del dorso incluye agarrar enérgicamente el omóplato. Si existe una tensión de las fascias en ese punto se pueden trasmitir a la zona del tronco y manifestarse como dolor de dorso.

-PALPACIÓN DE LA COLUMNA VERTEBRAL: Esta operación permite detectar el estado de las estructuras  óseas. Las «kissing spines», es decir, las apófisis espinosas que se rozan, solo se pueden diagnosticar con total seguridad mediante una radiografía.

-CONTROL DE LA SILLA: Si llama la atención la presencia de muchos pelos decolorados en la zona donde se apoya la silla eso puede ser indicio de que el animal padece dolores en el dorso, porque indica que la silla ha ejercido presión en esa área anteriormente.

-DIAGNÓSTICO POR IMAGEN: Dependiendo de los datos disponibles o de las sospechas que abrigue el veterinario se puede completar la exploración con diversos métodos de diagnóstico por imagen. Normalmente se suele recurrir a las radiografías y a los ultrasonidos.

A.S.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.