El barro en invierno

diciembre 17, 2018 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

La pododermatitis o “ranillas podridas” es, en realidad, la infección más común del casco. Se trata de una infección en la ranilla, que localizaremos fácilmente porque se caracteriza por la presencia de tejido negro y maloliente.

En invierno suelen tener una mayor incidencia debido al contacto prolongado de los cascos con el barro.

Factores como:

-Pasar mucho tiempo en zonas con mucho barro, hay que tener cuidado en inviernos como este muy lluviosos con los caballos que están en el exterior, que si bien es muy aconsejable que estén en la calle hay que intentar rotar en los paddocks para evitar el exceso de barro.

-Mala higiene del casco. Cascos que no se limpian con la suficiente diligencia por parte del propietario o encargado del mismo, acumulando en las lagunas de la ranilla to

do tipo de porquería, especialmente lodo y excrementos.

-Mal manejo de las cuadras. Camas que no se renuevan o se limpian con la suficiente premura

Mala gestión del herrado y recorte de los cascos. Los cascos excesivamente largos retienen capas de palma muerta desecada y atrapan suciedad entre los talones y la ranilla

 

Recomendaciones

Limpiar los cascos del caballo al menos una vez al día y ejercitarlo pueden ayudar a prevenir o eliminar las ranillas podridas. No obstante, también es importante evitar, en la medida de lo posible, los ambientes sucios y húmedos.

El resto de acciones, debe de ser recomendado por personal cualificado y a la vista del problema que se presenta. Generalmente, todos los propietarios de caballos cuentan con los servicios de un herrador y un veterinario. Son «su herrador» y » su veterinario».A ellos se les deben de formular las preguntas y las dudas.

 

Beatriz Jimenez

Equinocol


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *