EQUINOS EN PSICOLOGÍA

marzo 17, 2019 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

La equino-terapia es una modalidad que se incluye en las denominadas terapias ecuestres, que reúnen todas las actividades que se realizan con el caballo (ya sea montado o a pie) y cumplen una finalidad terapéutica, la de contribuir a la rehabilitación, reeducación, normalización, integración y socialización de aquellas personas que sufren alguna discapacidad física, psíquica, sensorial o psicológica, o que presentan alguna problemática social o un trastorno del comportamiento.

-Equino-terapia: se centra en las disfunciones psíquicas y sociales con bases psicológicas o psiquiátricas.

-Hipo terapia: se centra en los trastornos neuromotores del paciente.

Hay varios tipos de terapias con equinos:

-Equitación terapéutica: Este tipo de equino-terapia va más allá de la simple monta ya que propone que el paciente sea el responsable de los distintos cuidados que necesita el caballo. Adquirir esta responsabilidad impacta de forma muy positiva sobre la capacidad de interacción e independencia.

-Equitación adaptada: Este tipo de terapia está dedicada a aquellas personas que disfrutan con la equitación pero que padecen algún tipo de discapacidad física y por ello necesitan que la monta se adapte a sus necesidades individuales.

-Hipo-terapia: Se basa principalmente en el movimiento del caballo y puede realizarse con el mismo o sobre el mismo. Este tipo de terapia genera sobre el paciente múltiples estímulos para mejorar finalmente aspectos como la coordinación o el equilibrio.

-Volteo terapéutico: En este caso se monta al caballo únicamente sobre una manta para así poder realizar movimientos sobre el dorso del mismo. Esta terapia no únicamente puede tener objetivos fisioterapéuticos sino también psicopedagógicos.

-Equinoterapia social: Esta terapia aprovecha el vínculo afectivo que se establece con el caballo para ayudar al paciente a superar sus conflictos de adaptación y de este modo poderse integrar de una mejor forma en la sociedad.

-Terapias ecuestres ocupacionales: Son aquellas que se realizan para favorecer la inserción laboral de personas con discapacidades.

Estas terapias tienen diversos beneficios:

Función socializadora:

 Los animales suelen crear un lazo especial con los seres humanos, especialmente los caballos. La comunicación no verbal entre la persona y el equino refuerza el vínculo afectivo que se crea ya que no hacen falta las palabras para que la coordinación sea perfecta.

Ejercicio físico:

 La terapia asistida con caballos implica el ejercicio o empleo de muchos músculos de nuestro cuerpo. El equilibrio, la fuerza y la destreza (siempre acompañados por una persona que está atenta en todo momento) son fundamentales y favorecen la movilidad de las articulaciones, en concreto el abdomen, los glúteos, los gemelos, los brazos, viniendo muy bien para fortalecer la columna vertebral.

La equitación de por sí es un deporte muy completo y recomendable; si además le añadimos la relajación causada por la temperatura corporal del caballo, tendremos una excusa perfecta para seguir conociendo un poquito más esta disciplina.

Mejora de la autoestima:

 Consigue que las personas con cualquier tipo de discapacidad se sientan útiles. Los animales no juzgan, no se burlan y no critican. De alguna manera, tratan a los humanos de forma igualitaria y sin hacer distinciones. Además, son los primeros en agradecer cualquier gesto de cariño.

La terapia asistida con caballos actúa como catalizadora de emociones más complejas. El amor y la comprensión que puede darnos un animal a veces es mucho más enriquecedora que la que pueden aportar algunas personas

Incrementa la capacidad de atención:

 Mejora la concentración y la atención, algo especialmente valioso en personas con TDAH. El paciente se focaliza en la relación con el caballo, incrementando así el dominio espacio-temporal, ya que promueve el pensamiento pre-operativo. Por otro lado, a nivel sensorial y cognitivo aumenta los reflejos y la estabilidad.

Relaja y desestresa a partes iguales:

 Es un gran ejercicio para liberar la mente del estrés del día a día. Muchos psicólogos lo recomiendan para hacer frente a problemas de ansiedad y estrés. De la misma forma, también se utiliza en algunos casos de anorexia y bulimia.

También ayuda a relacionarse con otras personas que están fuera de nuestro contexto habitual. Mejora el autocontrol de las emociones y enseña a los pacientes a expresar lo que sienten de la manera adecuada.

Función ambiental:

El paciente no siente que está en un lugar serio o artificial, como puede resultar una consulta. El llevar a cabo la terapia con caballos permite estar al aire libre, un espacio mucho más natural donde nuestros sentidos tienen la oportunidad de expandirse, siendo más fácil que aumente la sensación de bienestar.

La terapia equina es una alternativa muy extendida gracias a sus innumerables beneficios a todos los niveles, aunque bien es cierto que debe acompañarse siempre de un tratamiento especializado.

                            

A.S


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *