Ocho plantas tóxicas para nuestro equino.

enero 13, 2019 beatriz Jimenez Adanez No comments exist

En diversas ocasiones dando un paseo le hemos querido dar un capricho a nuestro animal,dejandole comer alguna planta de la que el inconsciente se siente encaprichado. También en su forraje algunas veces se cuelan plantas dañinas para él, aunque ingenuo de su presencia devora este alimento. Además si tenemos la suerte de poder tener a nuestro animal en un prado en ocasiones somos ignorantes de las plantas que se encuentran en él y le pueden dañar .

Con esto no queremos sembrar en pánico simplemente queremos ayudar a que nuestros animales estén mas protegidos de ingestas toxicas.

A continuación pondremos algunas de las plantas más comunes que tal vez desconozcamos su efecto en nuestro amigo equino:

CICUTA: no es una planta que les resulte apetecible a los caballos pero pueden ingerirla por accidente y es muy toxica, ya que les produce una rápida muerte.

HIERBA DE SANTIAGO: es una planta con un gusto amargo para nuestros animales, pero hay que tener cuidado de que no esté mezclada con el forraje. Dado que entre muchas enfermedades esta planta provoca cirrosis hepática.

ADELFA O LAUREL EN FLOR: por «suerte «no tiene un sabor apetecible para nuestro equino pero como en otros casos puede encontrarse mezclada con el forraje. Esta planta puede causar entre una variedad de graves problemas esta incluso la parada cardíaca.

HELECHO MACHO: esta planta es muy agradable a su paladar por lo que hay que tener especial cuidado con ella, dado a que elimina la Vitamina B de nuestro animal.

ZUZÓN: es una planta muy común y puede destruir el hígado de nuestro animal.

BELLOTAS DE ROBLE: son venenosas únicamente en grandes cantidades, aunque pueden causar cólicos ,estreñimiento ,dolor abdominal y daños renales.

AJENJO: por su alto contenido en taninos, resulta toxica en grandes dosis .Además ,una vez muerta la planta, pierde su sabor amargo y resulta apetitosa para nuestro animal.

HIERBA DE SAN JUAN: daña especialmente al hígado y de manera lenta haciendo que el animal adquiera hipersensibilidad a la luz que acaba en llagas en la piel.

A.S.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.